Conclusión final (aquí no se acaba esto)

Me voy pero te juro que mañana volveré…

¿Qué será mejor para hacer una conclusión final sobre mi ejercicio lector? Aprovechar que este blog es mío, aquí mando yo, y yo mismo escribo, me edito y me publico, y por lo tanto, me voy a echar flores porque Abadía Vernaza es el gran putas y tengo todo el derecho a autocelebrarme, diciendo que como yo no hay otro, porque la Salsa soy Yo, pa’ que lo sepan?… O me doy pata, bolillo, pellizco, entre otras flagelaciones porque no sé nada de esta mierda y lo único que hago es sentarme a hablar mierda y decir lo primero que se me viene a la mente?

Siguiendo el tono con Sebald -y no porque todavía esté pensando en la asombrosa capacidad humana para auto-volversemierda- creo que ni lo uno, ni lo otro.

Obviamente, no voy a decir acá que no sirvo pa’ nada, que soy pérdido en el mundo de las letras, que mejor apago y me dedico a otra vaina. No, tampoco. Para eso están otros. Pero por otro lado, no me voy a poner a exaltar mis “excelsas” cualidad lectoras porque yo sé que así que bruto de lector no soy. Voy a decir que como una mano de cosas en la vida, las quiero pasar bomba (gracias MV por repegarme el término, funciona mucho cuando de literatura y otra hierbas se trata), y por eso, me gocé la escritura de los posts y del ejercicio lector. Evidentemente, no todo los libros fueron un placer casi sexual al leerlos, la verdad no creo que alguno se haya acercado así de ha mucho, pero sí lo fue pensar que voy a decir en el respectivo post de la obra, donde tenía que decir lo que pensaba, sentía, opinaba, odiaba, y tales y pascuales, haciéndolo alegre y por puro carepandulce. Me divertí en todos, hasta en el de Kafka, aunque no parezca. Hasta en Sebald, y eso es mucho decir. Y menos mal, que en esta no tuve tiempo pa’ poner algunas lecturas externas con las que me hubiera dado garra con el lance en ristre hacia alguna de ellas (entiéndase, Antes que anochezca, de Reinaldo Arenas).

¿Cómo soy como lector?… Así, de rápido… descuidado, contradictorio, gozador, subjetivo, habla mierda, entretenido, perezoso, amargado, aparente, frentiado, equivocado, ateo… ¿Y la literatura? un gusto, una pasión, una identidad, un amor… pero por la que tampoco vale entregar la vida… En definitiva, la gracia de todo esto es hacerlo con la buena, con la risa, con la falta de rigor, con relaxin’, porque bastante complicado es el mundo pa’ ponerle mucho milindre a la cosa. No es pa’ ser mejor, es pa’ pasarla más bueno. Y ahora, seguiré con el jurgo de libros que compré, buenas y malas lecturas, que me puede tomar meses, hasta años, porque así que uno diga que el re.lector ultra-disciplanado, pues no, tengo resto de cosas más que hacer, pero leer es sabroso, nadie a dicho que no.

Abadía Vernaza

2 comentarios en “Conclusión final (aquí no se acaba esto)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s