Sobre la historia natural de la destrucción – W.G. Sebald

Historia natural de la destrucciónSobre la historia natural de la destrucción es de esos libros que lo dejan a uno en ese espacio vacío, donde nada tiene verdadero lugar. Donde no se tiene ni puta idea qué decir, qué pensar o qué hacer con él. Decir que es un libro malísimo, fragmentado, que se pierde en detalles sin relevancia, a través de un ejercicio crítico pesado, lento y un poco arcaico, no es suficiente, ni aceptable. Porque tampoco lo es.

Decirle que tiene una perspectiva reveladora, con una intención incendiaria y atrevida, con la indagación prohibida de una memoria colectiva velada y trastornada, tampoco. Porque tampoco lo es.

Como comencé diciendo, este libro se pierde en detalles irrelevantes, críticas ensañadas y un ejercicio crítico-literario ambigüo. Una pesadez escrita se va haciendo cada vez más fuerte, poniendo la organización del libro en picada -según tengo entendido, es una recopilación de un par de ensayos. Así de sencillo, creo que quien haya hecho esto -sea el mismo autor o algún editor- tenía la firme intención de llenar más páginas y hacer un libro de mediana extensión. La mayoría del libro, con todo respeto, no vale la pena. Se hace cada vez más obtuso, denso y fangoso, donde una crítica al olvido colectivo en la Alemania de la Posguerra se pierde en una reunión de nombres, y nombres, y nombres, y citas, y citas, y citas, que al final no terminan en nada. En una enconada crítica que poco aporta, y poco menos importa.

La primera parte -reveladora y potente, como una bomba incendiaria- se va apagando en la frialdad criticista de una literatura vasta y desconocida. No sé si sea esto lo que obstaculiza la lectura, pero aunque se tiene en cuenta el punto de vista y la intención de Sebald, esta se va haciendo menos contundente y ralentizada. ¿Eso hace la crítica literaria? ¿Para eso se estudian no sé cuantos semestres, se hacen estudios posteriores y todo el cuento? Sé que eso no tiene que ver con Sebald, pero el criticismo que el cuela en sus páginas me hace preguntar sobre el asunto. Se hace todo eso para terminar en un frío atado de fragmentos que -si le echamos cabeza- a ningún lado lleva. Porque puede que haya un punto, pero con todo eso, al final el logro es tan solo una ilusión citada, de creer que se encontró la prueba de nuestra intuición, en un texto que es un entramado de citas y referencias en el vacío.

Volviendo a Sebald, me quedo con la primera parte del texto. La que entra con fuerza, la que pone el dedo en la llaga. La que muestra la paranoia, el trauma, la destrucción, el olvido colectivo, los contrastes de la naturaleza humana. Después, su historia natural, no sé porqué y ahora no me interesa averiguarlo, me tiene sin cuidado. Es extraño que un “literato” diga esto, pero es que no me importa. No me importan los nombres, los errores, los pecados lingüísticos, pero, tal vez, con ponerse a pensar en la capacidad humana para auto-volversemierda el resto deja de importar. No digo que todo sea un pesimismo existencial, todo el tiempo, a toda hora, pero ya las demás páginas, con su objetiva frialdad no tienen importancia.

Pero eso no podría decir más sobre este libro, no sé, objetivamente no me interesa. Con un poquitico de moralismo, me retiro. Al menos ahora, que estoy pensando más bien en la asombrosa capacidad del hombre para la destrucción, y con el conocimiento que aquí, con este post yo también, lo estoy haciendo… menos mal no sé cómo putas se arma una bomba molotov -pero podría buscarlo en internet.

Abadía Vernaza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s