Casito que no

Este es mi nueva casa, la de los libros. La que tenía en deuda hace un buen tiempo, y como supuesto literato debía haber iniciado hace rato. Pero nah, ni pa’ tanto. Lo hago ahora porque antes no se me dio la gana y punto. Hoy, motivado por un trabajo de clase, tengo la razón ferpecta pa’ hacerlo. Así, sin más. Porque cuando uno planea “deamucho” las cosas, no salen. Mejor cuando son así, de zopetón, como si nada. Por puro carepandulce.

Acá entraran compañeros de clase, profesores -la profe MV, es lógico, porque ella quiere y debe echarle gafa constante pa’ que vea que no soy un vagoncio-, amigos y lectores anónimos, anonimísimos. Todo para vuestro divertimento, y el mío también.

Esta es la cazuela -de mariscos- donde Abadía Vernaza es lector, o al menos se las pica a eso. Se sigue la línea de los otros bloguetes ya existentes, porque son muchas las excusas pa’ abrir uno, pero la forma de vivirlo es propia y única.

Bueno, no es más porque acepto que no he leído ahora. Solo quería saludaros,

Abadía V.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s